lunes, 25 de agosto de 2014

Entorno Parque de Sanabria y Peña Trevinca.- Desenlace final.

El admirable coloso contempla.

En Marcha.- Parte final.

Una ciclable subida de 7 klm. nos llevaría hasta el Pico Maluro, otro lugar en donde la noción de vista y espacio se confunden y pueden hacerte sentir volar mientras te agarras con fuerza al manillar. A partir de aquí nos sumergimos en un sendero de montaña de difícil ciclar por las contínuas raices, piedras y rotos que contínuamente provocaban ese pedaleo complicado y marrullero, con salto, re-equilibrio, golpe de manillar, toque de hombros y  vuelta al  pedaleo que nos llevaría hasta el Lombo de Roncín a partir del cual debemos de portear por la revirada senda de montaña hasta librar un desnivel que una casual caída lo haría incontable.
 El calzado propio para montañismo es, para mí, el más adecuado para estas zonas; me infunde seguridad cuando hay que caminar y acompañado con los pedales de plataforma con púas, sin anclajes, aumentan mi confianza en los descensos sobre la bici o si hubiera que abandonarla precipitadamente.

En estos momentos ya usábamos la navegación por estima facilitada por los pontones que marca el sendero y que nos llevaría hasta Peña Trevinca, el pico más alto de la ruta. Las vista desde allí son colosales y adornado con un atardecer claro dibujaba unas bellas sombras sobre todas las colinas, valles y picos que divisábamos: embrujador.

Pasaban ya de las nueve de la tarde, quedaban 12 Klm, comenzamos el descenso, siguiendo el track, monte a través hacia el Valle del Tera. Al final,entre matorrales, rocas e infinidad de piedras encontramos el camino con los tranquilizantes pontones que nos servirían de guía para recorrer el lunático paisaje del valle. Las estrellas confirmaban nuestro rumbo hacia la salida de aquel ya telúrico lugar; el silencio era tan intenso que molestaba y no era perceptible ni el sonido de nuestros propios pasos; la oscuridad lo absorbía todo, todo salvo la luz de nuestros focos. El final de la ruta parecía más
inalcanzable que el pasado; aunque no olvidábamos que todo llega.

El lugar definitivo que me hizo sentir casi "en casa" fue al encontrar la "Y"  que nos traía de nuevo el Rio Pedro y el sendero de la Cuchilla que habíamos abandonadonado muchas horas atrás; ya sólo quedaban 5 Klm. hasta llegar al aparcamiento.

Evitamos subir a la bici, aunque no siempre lo conseguíamos; se trataba ya de asegurar la llegada las horas no importaban y lo único era mantener el paso firme y no perder la senda que nos enviaba hasta el final, hasta la llegada, nuestra añorada meta: el aparcamiento del Lago de los Peces.

Al fin llegamos al punto de partida, allí el coche constituyó el paraíso más grande y deseado de las  interminables últimas horas en donde las dudas querían también tener su protagonismo entre la invulnerable certeza de que aquello era posible y lo habíamos hecho real. Ahora sí: ya estábamos en casa.

Incidencias.-

-Pinchazo rueda trasera Orbeatis. Solución: cambio de cámara y continuar.
-Aflojado de tornillo del basculante Cachena. Solución: sacar tornillo largo, aplicar líquido fijador (en porta-lapicero de Sara como porta-herramientas de Orbeatis) y reapretar.
-Desgaste precipitado pastillas delanteras Cachena. Solución: sustitución por semi-metálicas.
-Malestar estomacal de Orbeatis desde antes del paso del Collado hasta fin de ruta. Solución: ser da Fonsagrada e aguantar.

Frase del día.-

Maismar: deixa de mirar o trevello; encara pa enfilación e busca os pontós.
Orbeatis: ¡home xa!, vou que logo non vexo a bicicleta como pa atopar os paus.


Conclusiones del día después.-

Este día es de esos en donde te das cuenta que lo que trascenderá es lo que la cabeza dicte y lo que se debe de re-ordenar dentro de ella es el mensaje, siempre el mismo mensaje: podemos.

Los conocimientos de navegación, las clases de montañísmo, el imprescindible entrenamiento físico tanto de fuerza como de fondo y equilibrio de toda una buenísima temporada sin lesiones ni incidentes, los conocimientos mecánicos adquiridos durante tiempo, la revisión de componentes de la bici, la preparación de la ruta con sus rumbos, planos, direcciones, alternativas, topónimos, localidades, terrenos, pueblos, los refugios, arroyos, lagos, etc, no hubieran servido de nada si la compañía elegida para todo esto no fuese la
correcta. Orbeatis fue durante las largas horas de  transición, el imprescindible e invulnerable elemento no combustible de todo ello; su sensatez, su prudencia, su preparación y su previsión hizo que esta aventura, llevada al límite en muchos momentos, creara un soberbio día amparado siempre bajo el manto de la tranquilidad  practicando lo que más me gusta: bici-montañismo de largo recorrido con final feliz.

Así se crea un día como este; un día ¡que cuenta!




Boas noites.
59304


1 comentario:

Maismar dijo...

Enlace en wikiloc:
https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/pena-trevinca-5229992#wp-5230001

SPB - Lagos de Teixero. O retorno

Mañanciña de mtb Lagos de Teixeiro Style con cerca da cuarentena de klm. en donde non todos tiñamos o día ideal; tal vez traído por a noit...