domingo, 3 de agosto de 2008

¡¡Perfecta!!. Límites.

Pues sí, la ruta ha sido PERFECTA a más no poder.

Ante todo quiero decir que se notaron las ausencias de Pepepower y Santiso que son parte importante de los paisajes de estas rutas y de Zalo que hemos ido imaginando lo que hubiera disfrutado. Aunque la GRAN COMPAÑIA de Bajadolo y Butelo es capaz de disimular, en menor o mayor medida, esas faltas. Reconocer también a Migueliño que fue un muy buen
aliado de ruta y que con su compaña y su queso con membrillo me dió la fuerza necesaria para acabar una ruta que me estaba enseñanando mi límite.

Dicho esto:
muchas veces es inevitable pensar que la última ha sido la mejor, pero en este caso además es incomparable y creo, al menos para mi, irrepetible. Sus 12 Horas de pedaleo, 80 Kms y un montón desnivel+ acumulado sin descanso mental ni físico, sin un llano donde dejar de tensar el músculo y poder relajar la vista mientras ciclabas en aquellos marabillosos paisajes; me explico, durante los 80 Kms. para poder ver tranquilamente lo bonito que te rodeaba tenías que frenar y bajarte, pues o el terreno era empicado hacia arriba, endiabladamente pendiente, descensos por caminos intercambiando grabilla con piedras, pedalear por las laderas y la inmersión en los bosques "del oso". Nunca podías ciclar al tiempo que contemplabas el marabilloso entorno, el despiste era nefasto. En los reportajes esto se vé claramente: los que están contemplando o están sentados o se bajaron de la bici. Vuelve a verlos y fíjate en esto.

En subidas: solo imagina el Pto de Pajares por carretera (+17%) pues puedes flipar por el camino de piedras por donde lo abordamos, y comento el puerto por que aquí, en la zona del hotel, era donde creí que comeríamos y con un hambre del demonio me di cuenta que había entendido mal; íbamos a comer en la parte alta de la estación de esquí; este para mí ha sido el peor momento de toda mi historia en el MTB, me dije: Bajadolo bórrame de las lista de los ovocados a las machadas, no vuelvo a una de estas ni cobrando. La subida a la estación, a las tres de la tarde, sol abrasador, con hambre de perro, con ganas tremendas de beber algo frío (una cervecita), calor, brisa de horno; luego subir por aquella pista inospita de piedras sueltas amarillas que muchas veces no podías aguantar ni el equilibrio, la tremenda pendiente y la altitud que no me dejaba respirar, .... ahí vi que era mi límite; esta es la última. Al llegar al pico, agotado y desesperado empecé a comer, sin cervecita y sin nada, sólo con hambre, cansancio y una gran apatía.
Después, con la panza llena, cambió la visión de las cosas y comencé a contemplar aquel fabuloso paisaje con el lago al fondo y todos los montes que nos rodeaban; sin mucho reposo comenzamos la bajada, volví a disfrutar de la ruta y me empecé a sentir mejor; a las dos horas de pedaleo hicimos la parada que para mí fue la parada mágica del día para luego entroncar la última parte con un fin de fiesta de gran bajada, rápida, segura, en tramos muy limpia y hasta con badeos. Aquí hago paréntesis: la Zesty es la mejor bici para esto y, como no, para estas rutazas castigadoras de hombre y de máquina. (Opinión personal, aunque compartida).

Se podría comentar muchísimo más de esta larguísima, bellísima, durísima y apasionante machada que me hizo conocer algún límite que no contaba conocer pero que me hace querer más esta bonita afición que crece con los viajes que nos prepara el grande de Asturias, el extraterrestre, el hombre sin límites, el incombustible Bajadolo.

Bajadolo: pongo la lista para la próxima:

1.- Maismar
2.-
3.-
4....
.....

tú pon el camino


Bo día.

1 comentario:

CoyoT dijo...

La última sea o no sea la mejor, será inolvidable. Muy buenas sensaciones nos quedaron, aunque las malas en su momento fuerón de mucha indole.....saludos

SPB - Lagos de Teixero. O retorno

Mañanciña de mtb Lagos de Teixeiro Style con cerca da cuarentena de klm. en donde non todos tiñamos o día ideal; tal vez traído por a noit...